Entradas

Entrada destacada

El día que quieras

Imagen
Aquí viene... hay un momento para mirar y decir, nunca pensé en cómo llamarte, !Solo pensé! hasta las estrellas tiene nombre.
Descubrí en unos segundos, tus ojos, que parecían preceder, algún cansancio del ayer, cansancio que me hizo mecer, desde tu apariencia hasta los ojos que nunca vi.
Quise volver a multiplicar la tarde, una tarde acompañada de otra, en algún día que quieras, al que no levanto ceja, y ningún ademán  de molestia.
Es como me vienes siempre, siquiera una de cada dos, haz es el día que quieras, !no lo sé! sin sabiduría, ni conciencia, ni en los días previos, pero sé que me tenías, y pudo haber sido tus ojos
los que me dejaron secuelas.  Humberto Velásquez Jiménez  3/Marzo/2016  10:17 a.m.

Todavía no te extraño

Imagen
Todavía no te extraño, ni busco tus lugares, como puerto de gaviotas, ni juego a que sonrisa fue segura. Todavía no te extraño, si ese origen no logra dar su paso por mi mente, si estas dispuesta habitar el verde de tu infancia, hacia un color inexistente de vejez.
Todavía no te extraño, si la causa de cartografiar tu cuerpo, hace coser los versos que hoy en día me nublan, y das el chance que, en tus piernas, la bravura tuviera remedio.
Todavía no te extraño, si la razón de incertidumbre, no se viste de vejez, ni se inquieta por arrugas, porque a la juventud le doy la bienvenida, y la arropo con una copa de vino. Todavía no te extraño, si el motivo de morder tus racimos arde a sus anchas, si vives a mi derecha, donde los números consiguen su curso, porque como tú, las secoyas tocan el cielo, porque como tú, al revés de tu muerte, viajas como salmones al inicio de sus ríos.

Humberto Velásquez Jiménez 20-febrero-2018 11:40 a.m.

Amanecí

Imagen
Amanecí, y nunca había estrellado mis ojos, con la habilidad necesaria, para estrenar el cielo que sostenías, con la habilidad de extender mis labios, para que hiciera falta, reclinar esa gota de jugo. Tan solo se trataba, de escuchar los sonidos correctos, de atrapar hasta el susto que te mecía, de extraer lugares con duración.

Me alegro de llamarte, en este oleaje de desatenciones, de sobrevivir ante la hierba seca de tus orgullos, de vaciar tus emplumados alimentos, de existir ante la fiebre del mundo, de no dormir a todas horas a la salud de otros.

Amanecí, en esa versión de los libros, sin viaje, totalmente escrito, austero para respirar, áspero para decir buen día, perdiendo hasta las fuerzas para ser suicida, de pronto corte al sueño con las cascaras, y me alegre de llamarte, diciéndote, prepara las almohadas, que hoy dormiremos hacia nuestra infancia.

Humberto Velásquez Jiménez  10/Feb/2018

Te lo dije ayer

Imagen
Te lo dije ayer,
que un día de estos
tu mirada soltaría quimeras,
que un día de estos,
de veras estaría envolviendo,
la apertura del reloj,
y si fueran los treinta tendría barba,
y si fueran los cincuenta pensaría como enero.
Te dije que tendría ganas,
que me lluevas y sea la urgencia de empapar,
hasta que recuerde tu anatomía, 
en un manojo de bailes entusiastas.
Ya verás,
que tú lo harás,
lo dirás también del ayer,
que cuando hables,
la noción lograra ganar,
tratando de recordar que fuiste, 
mi diversión tan repentina.
Te lo dije ayer,
era obligatorio callar como si fuera invierno,
si es posible arreglártelas para ausentar,
el homenaje que hicimos del pasado,
pero de golpe apresurado permitirte,
las treguas, invertir la hora para darme asistencia,
aun si mi cuerpo estuviera apagable.

Humberto Velásquez Jiménez

De tu mirar

Imagen
La matiné de tu mirar,
aterrizo en mis ojos esta mañana.
Y dividiendo las olas de tu pelo,
logre la juventud de tus labios,
a quienes quise oler el eco del café,
queriendo restarle su sabor al hacer contacto.

La trapecista sonrisa,
salto a la fama esta noche,
a pesar que había tormentas,
y había que dormir mi atención.

La flecha de tu mirar,
no dio aviso,
no quiso darme la noticia,
ni mandar una carta entonada.
Lo único que quiso era apuntarme,
con facilidad adulterar mi vista inoportuna,
la que yo mismo soñé atrapar,
aun cuando estuviera envuelta de ciénaga.

La matiné de tu mirar,
hoy la pedí,
le saque un pañuelo,
la entretuve con una merienda de placer,
de una manera que estuviera el sueño,
y no exista manera de llegarla frenar.

Humberto Velásquez Jiménez  12/Septiembre/2017  10:15 p.m.

Te desprendes tan fácil

Imagen
¿Alguna vez se te cayeron las risas? ¿Estableciste contacto al apagarse la luz? ¿Mostraste un pensamiento navegado? ¿Llegaste a madurar el último año que te di? ¿Jubilando hasta los días venideros? Te desprendes tan fácil,
llegando a florecer, y a retirarte como diente de león.


Humberto Velasquez Jimenez


Tócame

Imagen
Tócame hoy que el tiempo colisiona, y el oficio de escribirte se vuelve transitorio. Tócame deja la impresión de haberme abatido en tu seno, y mostrarnos un eclipse ambiguo. Tócame estaré dispuesto a copiar el mismo aposento, cuando estemos de viaje, o la noche llegue tardía. Tócame mañana se le ocurrirá a domingo, continuar el día entero peleando no apagarse. Tócame hazme saber que vendrán tus manos a llenarme, como atmosfera a conciliar mis fuegos, como agua en mi vaso que se haga basta. Tócame, Tengo hambre que atropelles mis hombros, y si mañana se te ocurre aparecerte, te quisiera como un chasquido pertinente, como si llegaras a cogerme del susto y desmenuzarme, y el don de alimentarme mientras llegue el último suspiro, y me hagas destetar como si fuera bebe a quien cuidar. Tócame es posible que ande extraviado, y aquella vez que se te hizo posible, me rescates de este afecto huérfano.


Humberto Velasquez Jimenez 5/Septiembre/2017
12:51 a.m.

Amaré

Imagen
Amaré mientras tenga el cuerpo caliente, 
y pueda soltar el aire,
en lo oscuro amarrar la vida,
en lo oscuro masticar tu paladar cientos de veces.
Amaré mientras haya olor a limonarias,
mientras trate de empapar un ayer en ti,
mientras sea comensal de tus aromas,
y no me hayas invitado.
Amaré mientras haya territorio por explorar,
y ande en doce años tan solo en tu pelo,
y cuente como niño de escuelas lunares y ademanes,
y les ponga nombre a todos ellos.
Amaré mientras haya tiempo para liquidar,
los días de conquista,
la puesta de la hoguera,
de tu beso de colmena,
mientras viaje distante,
en los mares, en los ríos, en los aires,
y la ruta se establezca indeterminada,
porque aún me queda el tiempo para indagar,
que mientras ame te seguiré recordando,
ceremonias que te hice en la juventud.


Humberto Velasquez Jimenez 8/Agosto/2017 4:11