Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2011

¿Quién sabe de ti?

Imagen
¿Quién sabe de auroras por encima de puentes? ¿Quién sabe de historias escritas en marco? ¿Quién sabe de ti? Si apuestas por la cometa de helio. Por un baile sin vista. Por una vida adormecida.
¿Quién sabe de ti? Cual folklore sin matices. De terrenos llenos al llegar a ser libres.
No estás en las lluvias. Ni descalza me caminas. Y revivo tu vuelta extinta En libros donde se encuentra.
¿Quién sabe de ti? Tal vez la pintura o las bordas hacia Una ceniza desnuda. Quien ofrece sus labios hacia el extraño aroma. Y desconoce la palabra escrita.
Y sigues en compra de sonrisas ajenas.
¿Quién sabe de ti? ¿El ciego oh la venda en los ojos? ¿La cárcel injusta en su estado perpetuo?
¿Quién sabe de ti? Si haces traslado de tu cuerpo Al igual que polen.
Humberto Velásquez 20-12-2011 11:04 p.m.

Me Pregunto

Imagen
Cuales cosas son aire.
Cuales cosas sobre vuelan. Y otras pesan por carecer de importancia. En mi caso… Te mantienes tejida. Te encuentras cuesta arriba. Sales de un cielo volado. De una isla sin huellas. ¡Quizás! Estas palabras no están dichas a tiempo. Oh tal vez no te he seguido a diario.

Cuales cosas se destinan. Cuales cosas de pronto se extrañan Y otras superan la misma tierra. En mi caso… Cuantas veces has estado golpeando mi esquina gastada. Cuantas veces has silenciado mi voto. De manera precipitada logras apropiarte de mi tiempo establecido.
Cuales cosas me despiertan. Sobre todo cuando tú recaes.

Humberto Velásquez Jiménez  18-Dic-2011 5:30 p.m.

No Basta

Imagen
Dedicado a tu colina, donde el cielo lo utilizas como sombrero por cerca que esta, y las luces de la ciudad por las noches parecen estrellas caidas del cielo donde escribi esto:
No quiero cartas ni postales. Solo aquella imagen a donde asomas. Enterrar mi fin de día en tus oídos y a la vez escuchar. Quitarte la nieve de tus sueños. Y estar a tierra firme de nuestro aliento.
Despierta y hazme saber que puedo besarte sobre el anillo de Saturno. Verte nublar historias en un tejado de palpitaciones.
Simple te digo; no basta concentrarme para que tú llegues. Si tú dominas el aire de toda mi ciudad. Han pasado varios años y las nubes de esta tierra se retiran. Y el peso de esta montaña sigue activa. Y se posicionan a lo que todos tratan de buscar y solo tú encuentras.
Me he puesto frente a ti. Y no he podido desviar tu trayectoria de aire que galopa sobre mi escritura. Pesa este Diciembre amiga cuando te prestas a ser continua Que sin hacer mención de tu nombre y no estar en escenarios Se pronuncia tu paso…