Entradas

Mostrando entradas de 2011

¿Quién sabe de ti?

Imagen
¿Quién sabe de auroras por encima de puentes? ¿Quién sabe de historias escritas en marco? ¿Quién sabe de ti? Si apuestas por la cometa de helio. Por un baile sin vista. Por una vida adormecida.
¿Quién sabe de ti? Cual folklore sin matices. De terrenos llenos al llegar a ser libres.
No estás en las lluvias. Ni descalza me caminas. Y revivo tu vuelta extinta En libros donde se encuentra.
¿Quién sabe de ti? Tal vez la pintura o las bordas hacia Una ceniza desnuda. Quien ofrece sus labios hacia el extraño aroma. Y desconoce la palabra escrita.
Y sigues en compra de sonrisas ajenas.
¿Quién sabe de ti? ¿El ciego oh la venda en los ojos? ¿La cárcel injusta en su estado perpetuo?
¿Quién sabe de ti? Si haces traslado de tu cuerpo Al igual que polen.
Humberto Velásquez 20-12-2011 11:04 p.m.

Me Pregunto

Imagen
Cuales cosas son aire.
Cuales cosas sobre vuelan. Y otras pesan por carecer de importancia. En mi caso… Te mantienes tejida. Te encuentras cuesta arriba. Sales de un cielo volado. De una isla sin huellas. ¡Quizás! Estas palabras no están dichas a tiempo. Oh tal vez no te he seguido a diario.

Cuales cosas se destinan. Cuales cosas de pronto se extrañan Y otras superan la misma tierra. En mi caso… Cuantas veces has estado golpeando mi esquina gastada. Cuantas veces has silenciado mi voto. De manera precipitada logras apropiarte de mi tiempo establecido.
Cuales cosas me despiertan. Sobre todo cuando tú recaes.

Humberto Velásquez Jiménez  18-Dic-2011 5:30 p.m.

No Basta

Imagen
Dedicado a tu colina, donde el cielo lo utilizas como sombrero por cerca que esta, y las luces de la ciudad por las noches parecen estrellas caidas del cielo donde escribi esto:
No quiero cartas ni postales. Solo aquella imagen a donde asomas. Enterrar mi fin de día en tus oídos y a la vez escuchar. Quitarte la nieve de tus sueños. Y estar a tierra firme de nuestro aliento.
Despierta y hazme saber que puedo besarte sobre el anillo de Saturno. Verte nublar historias en un tejado de palpitaciones.
Simple te digo; no basta concentrarme para que tú llegues. Si tú dominas el aire de toda mi ciudad. Han pasado varios años y las nubes de esta tierra se retiran. Y el peso de esta montaña sigue activa. Y se posicionan a lo que todos tratan de buscar y solo tú encuentras.
Me he puesto frente a ti. Y no he podido desviar tu trayectoria de aire que galopa sobre mi escritura. Pesa este Diciembre amiga cuando te prestas a ser continua Que sin hacer mención de tu nombre y no estar en escenarios Se pronuncia tu paso…

Tu Audible Vida

Imagen
He oído que tu flamante sonrisa ha sido matinal. He oído que te has ido acompañada y algo igualado a mí te abrazo de mañana.
Yo mientras tanto no encuentro la ruta de la razón. Yo sigo trazando lo que no tejimos. Y algo asemejado al horizonte envuelve mi vista.
He oído que escuchas una misma canción. Con ella desciende la lluvia. Yo mientras tanto sigo dibujando en la arena.
¡Tú sabes! Qué tu palabra está vinculada hacia tu dueño. ¡Tú sabes! Que hiciste sonar mi llanto aún sin ser audible. ¡Tú sabes! Que el ritmo de este día se mantiene atezado.
He oído de tu disfraz de payaso. Y me sabe exacto tu experiencia de actuación. He oído por zorzales. Todos tristes me cantan simultáneamente.
Ya no quiero escuchar atento. Y vagar mi mente en lagunas. Dejando que me arrope El dédalo cercano que impones.
Sera posible que pueda derribar estos días. Me llene de ocurrencias espontaneas. Pierda el sentido del oído Supriman esta historia pasada. A esta memoria de parafina que toque el fuego.
He oído de ti. Que tu sustancia se …

Total Ante el Amor

Imagen
Dime que tu amor es lento y atropella. Y tu mirar al igual que la cometa sobre vuela mi tristeza larga. Dime y gritare con afán. A vestirte con palabras distintas. Y tenerte temprano luego amarte de alguna manera total.
Dime que puedo llegar al paradero de tu cuello. Y renacer en la escritura del alba. ¡Sí! existencia quieta. Me absorbes y gusta dejarme como un texto divertido. Como un sueño con tacón.
Cuanto me das y reservo. Cuanto sonríes y me gasto. Sobre todo me arropas de neblina. A cubrir mi mente amante. A tejer mi inevitable cuenta.
Dime qué quieres que te ame de alguna manera total. No como algún resultado. Como compañera, como ambiente propicio. Manglar sobre manglar. Al filo de mi parlamento.

Humberto Velásquez 1-11-2011

Supongo que el Amor

Imagen
Supongo que el amor nos sigue dando un respiro. Y hace florecer el perdón. El verte separada me hace coger las distancias silvestres.
Supongo que el amor nos pinta el panorama Y se cuelga sobre museos, sobre vestimentas de oro. Y sigue el curso de los años volviéndose canicie notoria.
Supongo que el amor nos hace amplios. Y nos hace un trazo largo de camino. Hacia los límites del cariño puro.
No hay gestos banales o los orgullos impropios. Solo de manifiesto las vistas que se acercan y nos  envuelven y lucen exquisitas.
Quiero saber que volveré como verano. Y relucir sobre nuestros agrados e imprudencias. Hasta saber que hemos pigmentado nuestro entorno.
Supongo que el amor nos hace humildes hasta envejecer. Y formamos de ellos una flor inmune.
Humberto Velasquez 06-10-2011 11:00 p.m.

Si solo fuese Constante

Imagen
Si solo fuese Constante. Estar de pie y cambiar a mí, tu flor preferida. Tan solo sentirme cerca de tus hombros. Apegado como rémoras. Sin llegar a ser rastro de tus horas.
Si solo fuese Constante. Y poder medir tu carisma elevada. Llegar a gran escala apretar tus brotes con ímpetu. Sin buscarte, sin poder divisar.
Si solo fuese Constante. Y pudiera dudar que hoy no me piensas. Y  te muestres ajena ante notables susurros. A la vez robar tu atención.
Si solo fuese Constante. Tu canción predilecta. El dicho dispuesto a relucir. La nota melódica llena de rubor.
Y pudieras permitir que mi voz se presente aledaña a tus mejillas. Haciendo casual la marcha de los labios.
Si solo fuese Constante. Y pudiera vencer el misterio al hablar de manera pronunciada.
Puede que me retire breve de las orillas al igual que las olas y siempre vuelva con fuerza. Sin tan solo fuese espectador ocular. Abrazarla como lo hace el mar. Al lado de su alma.


Humberto Velásquez 17-09-2011 4:45 p.m. a 6:25 p.m.

Soy un recuerdo Más

Imagen
Soy un recuerdo más, el seco árbol, donde pintaste tus garabatos, un asombro pasajero, tu primer aleteo, de enteros saltos.
Soy un recuerdo más, a veces se sabe de mí porque emigro a los puntos de encuentro, y me oyes con el afán de sentirte cantada.
Soy un recuerdo más mi bien. y me conservan en frascos al vacio. Quizá fui un mito oh alguna existencia deslizada, quizá estuve dentro de su bolsillo izquierdo. quizá fui rival de su medieval voz y boca.
Soy un recuerdo más, quedando en el ademan de siempre, en espacios de montaña y silencios, arrebatado de sus pasos, estando a un paso de ser huella.
Soy un recuerdo Más. y dependo de lugares y espacios, y con el paso del tiempo seré,  un barco de papel en los mares.



Humberto Velásquez Jiménez 19-08-2011


Suelo Ir Más Allá

Imagen
Más allá del asombro de esta distancia. Ella se impone con actos de presencia. Ella es un sol a los que mis ojos enfrentan. Ella es dulzura, un racimo en respuesta.
Suelo estar debajo de los cielos. Suelo ir más allá. Al lado de ella. Y mi estadía de pronto se apega; Como amor jovial, Como suelen los niños expresar cariño.
Suelo ir más allá. Suelo acudir a sus fuerzas en derredor. Si ella me envuelve en su cuerpo. Si ella persiste en que acepte mis días.
Suelo irme hacia las libres espumas de los mares. Sin ver su sombra inadvertida. Envolviendo sus justos recorridos. Golpeando fuertes sobre las almas abatidas. Ligado siempre a ella.
Igual que ayer… Han estado los arboles bailando leves. Dando fruto sonrojado. Igual que ayer… Seguirán los ríos acostados soñando a no acabarse.
Al igual que ayer… Suelo ir en demasía a nuestro inicio. Al igual que el celebre pájaro precursor.

Humberto Velásquez 12/Junio/2011 04:45 p.m.04:45 p.m.

Quizá Bastaba

Imagen
Quizá bastaba el llover y el sol. Lagrimas al despertar y al borrador. Y sigue aquí… Sin parar abre sus nubes. Quizá bastaba a nivel personal el mar. Para contemplar el oleaje de sus cabellos En signos de interrogación.
Al son de los tonos y de las aguas se apoyo en mí. Haciendo caso omiso de otras existencias. Y fue basada en historia real el sentar en descanso de lo imposible.
Acaso será así siempre. Que así sea. Haciendo ruedas en la arena. Que así sea. Primero la arena gemía. Por no quitarle las lagrimas con mi mejilla.
Quizá bastaba conocer todas sus lunas. En su brazo izquierdo. Al lado derecho de su nariz. Y poder reconocer que ella brillaba más que la luna de aquella noche.
Quizá bastaba sentirse lleno como el mar. Sentir que su mano me rebasa. Y en una foto plasmar que su pelo De manera intencional se inquietaba.
Esta tarde hemos puesto el mar al volante. Llevando a nuestros disgustos y agrados. Sin privar el  sonido de aquella canción: No puedo Volar.

Mi Almohada será la Carta

Imagen
Mi Almohada será la Carta Donde me lleva impar y palidece el mundo. Y queda… Solo el ojo avizor que reclama una estrella. Y queda… El mar que se ha extendido como una manta sobre una mesa. Y a orillas se disipa la pequeña tormenta.
Mi almohada será la carta. En donde la noche vieja encaja. Y me ha tapado la noche y su sombrero. Y detiene la razón aquella vez sin tu calor.
Mi almohada será la carta. Ante mucha sombría esclavitud. Ante mucha vuelta hacia atrás. Quizás solo me expone.
Quizá… Me avienta sobre capas de la noche. Me destierra sobre el techo del sol. No da más que una sombra alrededor.
Mi almohada será la carta. Mi único hábitat de acomodo. Sobre el resto del enamoramiento. Y mi cuerpo lleno de helio se eleva por la noche.
Mi almohada será la carta. Y lagrimas despobladas producen Un respirar dentro de la mar. Un articulas de sus voces. Un final de página que nos tiño de media luna. Es el abrazo sin que extienda el gesto.
Mi almohada será la carta. Y el espacio merodea tan real En un vaivén de axiomas.

Hum…

Me Sabes

Imagen

Me dejas Ir…

Imagen
Me dejas ir… Al vuelo invadido de pensares. Voluntario ciudadano donde ocupa su caer.
Me dejas ir… A donde pintas al mundo. A donde el color se vuelve próximo. Y labras mi ser volviéndote propia.
Me dejas ir… A sus ojos sin cause. En su juventud impresa. Ante repetidos gruñidos del mar.
Dejándome caer… Durante la conversación que se impone. A callar a sabiendas que las letras persisten. Consecutivas con mente propia.
A sabiendas que a partir de aquí Pareces de cierto cielo tendido. De cierto mar desplegado. De cierto universo incontable.
Me deja ir… A páginas sueltas. A libros blancos donde pueda escribir.
Humberto Velásquez 29-03-2011 9:02 p.m. a 11:40 p.m.