Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Te Sigue dando Igual

Imagen
Para un amigo.
Te sigue dando igual cruzarte por las sabanas del jardín. Aun si me han vestido de un recubrimiento de grafeno. No soy moneda al aire, ni cara o cruz. Que salga cualquier rostro, y, de igual seguir viviendo.
Basta con mirarte para saber que las nubes se retiran. No solo es eso niña individual, que tratas de ausentarte. Vagando en gritos de auxilio. A pesar que le digo que atreviese conmigo en un volcán de erupción. A pesar que le digo que su pelo envuelto es mi nube enredada. A pesar que su rostro es mi galaxia de 196 estrellas.
Al menos ¿si lo sabré? Que soy su meta y su departamento. No puedes obligar a que este mar deje de gruñir. A que este cielo gris medite. Y todas las mañanas llenen el destino.
Te sigue dando igual que mi carácter desmerite mi búsqueda. Sobre acertados cuerpos que piensen ser mi complemento. En lugar de hundirte al Domingo. En lugar de esconderte en mi rinconcito. Porque se nos muere quizás, el no merecernos por igual.
Humberto Velásquez Jimene…

Te trae a mí

Imagen
Como el mar apurado. Que viene con fuerzas y lo llaman mis imanes. Su caer y estirar de labios como almendros de playa. Te trae a mí.
Te trae a mí, tu seducción quieta, que adelanta tus ojos clausurados y silencio estrepitoso, a un tendido favorito de extensos abrazos. Donde su voz florece en un encuentro terrenal.
Te trae a mí estos cientos de pasos. Cuando el puente se forja y se extiende. Y su compañía silbante oprime mi cuerpo.
Te trae a mí… La lluvia, muy cría que sea. Las olas, muy variantes, y desvariadas que vencen una mirada forjada.
Soplas una mirada finalista en cada comisura. En cada humor vives y haces tú nido inmediato hogar.


Humberto Velásquez 21/03/2012  7:30 p.m.

Superficie

Imagen
He dejado la mirada en la superficie. Por si la alcanzas. Si…
Dejo que la veas, por si se te ocurre captarla. Dejo abierto el camino. Si se te ocurre recorrerlo. Abrir la mirada con la tuya tan de mañana. Tocar la orilla definitiva de ceiba. Olvidando las huellas de un paso seguido.
He dejado en la superficie. La poesía, por si se te ocurre leerla. Dejo mi sentimiento pintado, si quieres describirlo.
Ves que puedes tocarme. Abrazar la superficie de mis labios. Como si toda una vida hubiera existido, Sudar tus palmas frecuentes, expuestos a una caminata por la tarde.
Ves mis estrenados dichos Sabiendo que no hay cabida de un cielo herido. Ves que esta distancia por sí sola, no dejo que respire.
He dejado los ojos abiertos. Si alguna vez te llegan las fuerzas y tomas los colores.

Humberto Velásquez Jiménez 19/03/2012