Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2011

Quizá Bastaba

Imagen
Quizá bastaba el llover y el sol. Lagrimas al despertar y al borrador. Y sigue aquí… Sin parar abre sus nubes. Quizá bastaba a nivel personal el mar. Para contemplar el oleaje de sus cabellos En signos de interrogación.
Al son de los tonos y de las aguas se apoyo en mí. Haciendo caso omiso de otras existencias. Y fue basada en historia real el sentar en descanso de lo imposible.
Acaso será así siempre. Que así sea. Haciendo ruedas en la arena. Que así sea. Primero la arena gemía. Por no quitarle las lagrimas con mi mejilla.
Quizá bastaba conocer todas sus lunas. En su brazo izquierdo. Al lado derecho de su nariz. Y poder reconocer que ella brillaba más que la luna de aquella noche.
Quizá bastaba sentirse lleno como el mar. Sentir que su mano me rebasa. Y en una foto plasmar que su pelo De manera intencional se inquietaba.
Esta tarde hemos puesto el mar al volante. Llevando a nuestros disgustos y agrados. Sin privar el  sonido de aquella canción: No puedo Volar.

Mi Almohada será la Carta

Imagen
Mi Almohada será la Carta Donde me lleva impar y palidece el mundo. Y queda… Solo el ojo avizor que reclama una estrella. Y queda… El mar que se ha extendido como una manta sobre una mesa. Y a orillas se disipa la pequeña tormenta.
Mi almohada será la carta. En donde la noche vieja encaja. Y me ha tapado la noche y su sombrero. Y detiene la razón aquella vez sin tu calor.
Mi almohada será la carta. Ante mucha sombría esclavitud. Ante mucha vuelta hacia atrás. Quizás solo me expone.
Quizá… Me avienta sobre capas de la noche. Me destierra sobre el techo del sol. No da más que una sombra alrededor.
Mi almohada será la carta. Mi único hábitat de acomodo. Sobre el resto del enamoramiento. Y mi cuerpo lleno de helio se eleva por la noche.
Mi almohada será la carta. Y lagrimas despobladas producen Un respirar dentro de la mar. Un articulas de sus voces. Un final de página que nos tiño de media luna. Es el abrazo sin que extienda el gesto.
Mi almohada será la carta. Y el espacio merodea tan real En un vaivén de axiomas.

Hum…