Me dejas Ir…



Me dejas ir…
Al vuelo invadido de pensares.
Voluntario ciudadano donde ocupa su caer.

Me dejas ir…
A donde pintas al mundo.
A donde el color se vuelve próximo.
Y labras mi ser volviéndote propia.

Me dejas ir…
A sus ojos sin cause.
En su juventud impresa.
Ante repetidos gruñidos del mar.

Dejándome caer…
Durante la conversación que se impone.
A callar a sabiendas que las letras persisten.
Consecutivas con mente propia.

A sabiendas que a partir de aquí
Pareces de cierto cielo tendido.
De cierto mar desplegado.
De cierto universo incontable.

Me deja ir…
A páginas sueltas.
A libros blancos donde pueda escribir.

Humberto Velásquez
29-03-2011
9:02 p.m. a 11:40 p.m.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que quieras

Si pudiera elegir

Una carta sin escribir