Disfruto con pensar


Disfruto con pensar,
que fuiste un pasatiempo,
que data del tiempo,
de mi pelo en juventud,
y a los recreos inseguros,
donde ya no más te aprendía.

Me divertía en todas tus atmosferas,
y llegaba al lunar del firmamento,
aquel que encendía los fósforos,
casi siempre para mantener mis ojos en jaula.

Disfruto con tener tus lugares,
a los que armo con mi mente,
luego de apretar la pesadumbre,
y el hábitat terrenal donde hiciste mecerme.

Pero casi siempre,
hacia falta la luna donde tus ojos salpicaban,
casi siempre de luto,
casi siempre respirándome tu desierto,
casi siempre después de todo diciéndome tu amen,
el que llegaste espolear aun cuando hacías falta.

©Humberto Velasquez Jimenez
13/Mayo.2016
10:50 p.m.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que quieras

Si pudiera elegir

Una carta sin escribir