Llueve, gotea, y has lagrimear tu voz

 
Sera eventualmente necesario de abreviarnos?
Sin siquiera pensar que estamos años luz, opuestos e indispuestos.
Podrás gemir sobre lo que nos sostiene.
Llueve, gotea, y has lagrimear tu voz.

Más que un obituario y materia.
El individuo que quieras…
Corriente y agua, tormenta que merma.
Me has reconocido de vuelta.
Llueve, gotea, y has lagrimear tu voz.

El tiempo es corto y coloquial…
Terminemos por resumir nuestros nombres.
Y haremos que el minuto haga vaguear.
Llueve, gotea, y has lagrimear tu voz.

Solo me has dicho que me sientes estrella.
Remoto, allá donde el fuego no tiene fuerza.
Hazme el individuo que quieras…
Continuo, un sol, y una mañana.
Llueve, gotea, y has lagrimear tu voz.


01/03/2010
Humberto Velásquez Jiménez
10:00 p.m. a 10:58 p.m.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que quieras

Si pudiera elegir

Una carta sin escribir