Un amor sin Estación



Bajo una sombra te interpones contra el viento.
Bajo el cielo te delatas y despojas la inquietud.
Nunca callas y te conviertes en la estación que nunca cambia.
Mientras tus detalles se disparan en semillas.

Como ver tal desnudez de labios a la que me enfrento?
Como penetrar su sencillez?
Como determinarla si es infinita?
Como valorar un tesoro cuando ella se encuentra al lado?

Cuando calla el tiempo se esmera en ser infinito.
Cuando se conserva en estado de felicidad mi alma desmaya sin vacilar.

De la noche fuiste tomada y tu presencia impresiona tras los pasos.
Con la disposición siempre, con el amor sin estaciones siendo perfecta ante mis ojos, siendo única, serena, inmejorable trayendo sin dudas un amor que no cambia.

Que mas querer, que el ensueño que me dejas.
Que absurdo el sanar y las sorpresas de la vida por las noches.
Que inútil convivir sin los roces del destino.

No había conocido un verso tan libre, tan espontáneo colgado de la sencillez.
Recorre mi cuerpo, mi espíritu, mi bondad y sentirás como retiras mi dolor como si aun me sonrieras.
Recorre mi mente y sentirás cuando me lees que cada capitulo se ira haciendo adictivo a la vida, sentirás que el ultimo renglón consiste en que usted siga viviendo.

“Los rostros detrás del tiempo existen en un mundo olvidado, pero recordaras estas palabras y de un amor que no conociste.”

Estas detrás de lo que nunca ha existido.


Humberto Velasquez
22/Abril/2008
10:30 a 11:30 p.m.
25/Abril/2008
1:10 a 1:42 a.m.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que quieras

Si pudiera elegir

Una carta sin escribir