La Mirada de una Sonrisa



A nuestras blandas y colmadas miradas.
A las que tiene inicio, un punto fijo en el espacio.
Siéntate dispuesta alargarla.
Como que nunca las has conocido.
¡Sí!
A vaciarla sobre mi rostro ligera como una nube.

Han saltado a la fama nuestros ojos.
La mirada se disipa entre puerta y laberinto.
A tientas de que vuelvan a mezclarse.
Tratando de ceder en la misma estancia.

Apareció y la necesito más que al sueño.
Que me agote comúnmente.
Que la mirada se hinche y sane.
Conducida al insondable infinito.

¡Basta! de dormir varias horas.
Si me siento apegado a nuestras sonrisas.
De forma oval rotan felices.
Y se hacen copiosas antes de que la noche acontezca.

Humberto Velásquez Jiménez
20/06/2010
9:57 p.m.

Comentarios

  1. Felicidades!!!! Humberto, esta muy bonito su poema..

    Siga adelante Dios lo ha bendecido con un hermoso talento, no se desanime, practiquelo y pongalo al servicio de Dios y sin duda el le concedera las peticiones de su corazon....

    Que dios le bendiga

    mariela

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Detén mi llanto

Amanecí

El día que quieras