A tu Cuidado


El mirar latente a luz de fuego
Y una piel envuelta en llamas
Se asemeja mi alma a tu cuidado.
En envase, en ostras, apiñándose al beso.

De tus manos se desea; se envejece,
y se custodia mis palabras que aleteaban sin afano.
De tu encubrir se desea; que borre nebulosas,
y se repliegue en mis libros, haciendo suscitar mi llanto a tu cuidado.

Te sigo siendo lejo de mares y otros en ribera.
Te sigo siendo un hilo estirado y otros mayúsculos sin quebranto.
Y todo eso se distingue, corre todos los dias como los cielos,
nada como los rios, y fluye en su nacimiento.

El abrir de un girasol no hace un sol.

Humberto Velasquez Jimenez
11:50 p.m. a 1:00 a.m.
06 y 07 de Abril del 2010

Comentarios

Entradas populares de este blog

Amanecí

El día que quieras

Tócame